Tula


Estatuas "antlanteanas", sitio arqueológico de Tula, México.

Hacia el final del período Clásico (después del declive de la gran ciudad de Teotihuacan alrededor de 700 AD), varias oleadas de invasores indígenas emigraron desde el norte hacia Mesoamérica. De estos numerosos grupos, los más importantes fueron los toltecas. Los toltecas se mezclaron con personas que ya vivían en los valles del estado actual de Hidalgo. Alrededor del año 1050 desarrollaron su ciudad de Tollán en la capital de un imperio que llegó a dominar el centro de México y difundir su influencia a áreas distantes. Se cree que el surgimiento de los toltecas marca el auge del militarismo en Mesoamérica, ya que sus ejércitos utilizan una fuerza superior para dominar a otras sociedades de la región.

La ciudad de Tollán, la legendaria capital tolteca, se menciona en varias fuentes posteriores a la conquista, incluidas las de Sahagún (Historia General de las Cosas de Nueva España), así como en documentos indígenas conocidos como códices. Los aztecas les contaron a los primeros misioneros españoles de una ciudad llamada Tollán donde los toltecas habían vivido una vez:

"Y había una colina llamada Tzatzitepetl. También se llama así hoy en día. ... Y habitaban todas las variedades de aves de preciosas plumas: la encantadora cotinga, el resplandeciente trogón, el Touripal, la espátula rosada". (Códice florentino, pág. 12).

Un examen de las fuentes escritas y leyendas de los aztecas reveló que estaban claramente conscientes de Teotihuacan, otra gran ciudad en ruinas, y no consideraron que esta fuera la capital de los toltecas. Cuando se les preguntó sobre el tema, indicaron la ubicación de otra antigua ciudad lejos al noroeste de su propia capital, Tenochititlan. Se decía que esta ciudad en ruinas estaba en la colina de Tzatzitepetl, donde los aztecas habían excavado las pirámides en busca de las riquezas de los reyes toltecas. En 1940, el arqueólogo Jorge Acosta realizó excavaciones en el Cerro del Tesoro cerca de la aldea de Tula de Allende (a unos 64 kilómetros o 40 millas al norte de la Ciudad de México) y descubrió los restos arquitectónicos de la antigua ciudad de Tollán (ahora llamada Tula).


Estatuas "antlanteanas", sitio arqueológico de Tula, México.

Los toltecas eran personas de habla náhuatl y su nombre tiene muchos significados, como "urbanita", "persona culta" y "gente de caña", derivada de su centro urbano, Tollán ("Lugar de las cañas"). Tula era la ciudad principal de los toltecas y, según la leyenda, había sido fundada por la figura mitológica Quetzalcóatl (la serpiente emplumada), una antigua deidad que los toltecas habían adoptado de culturas anteriores y habían adorado como el dios de Venus. Las ruinas del sitio arqueológico se concentran en dos grupos en los extremos opuestos de una cresta baja. Encuestas recientes indican que el área urbana original cubría al menos tres millas cuadradas. Las ruinas incluyen los restos de un palacio, dos canchas de pelota y tres templos en forma de pirámides truncadas. Se cree que el mayor de los templos piramidales, que está coronado por columnas de pie 15 (metros 4.6) en forma de figuras humanas estilizadas, está dedicado a Quetzalcóatl. Esta pirámide ha sido restaurada y las estatuas altas, llamadas Atlantes (Los Atlantes), se han erigido en su cima. Aunque pequeña, la pirámide estaba muy decorada. Los lados de las cinco terrazas estaban cubiertos con frisos esculpidos y pintados de felinos, aves de presa que devoraban corazones humanos y rostros humanos que se extendían desde las fauces de las serpientes. Una escalera en el lado sur conducía a un templo muy ornamentado, de dos habitaciones, en la cima. Una característica distintiva de la base de la pirámide son sus paredes cubiertas con losas de toba volcánica, con bajorrelieves de jaguares y coyotes que participan en una procesión sagrada. Otras losas muestran águilas y buitres que devoran corazones humanos, cuya característica principal es un ser sobrenatural, probablemente el mismo Quetzalcóatl, que surge de un animal fantástico que es una combinación de jaguar, serpiente y águila. Entre las canchas de pelota reconstruidas se encuentra el Templo Quemado, o Palacio Quemado. Sus docenas de columnas en ruinas delinean lo que alguna vez fue un importante edificio gubernamental. Directamente al este se encuentra el Templo de Tlahuizcalpantecuhtli restaurado, o el Templo de la Estrella de la Mañana.

En el apogeo de su esplendor, Tula tenía alrededor de 50,000 habitantes que practicaban la agricultura por medio de pequeños sistemas de represas y canales, ya que la lluvia era escasa en el área. Durante el reinado de Quetzalcóatl, se dijo que la tierra fértil de Tula producía abundantes cosechas y que la ciudad era visitada por mercaderes que llevaban materiales valiosos como cacao, metales preciosos, pieles de jaguar, jade y cerámica de Chiapas y Guatemala. Los artesanos de Tula eran famosos por producir algunos de los objetos más bellos de Mesoamérica, especialmente los de obsidiana de vidrio volcánico. Tula también comerciaba con la ciudad maya de Chichén Itzá y allí se pueden encontrar muchas influencias de los edificios toltecas.

Los historiadores indígenas y los cronistas españoles mencionaron con frecuencia el personaje llamado Quetzalcóatl (que significa serpiente hermosa o emplumada). Los mitos describen a Quetzalcóatl como el sacerdote-rey de Tula y que nunca ofreció víctimas humanas, solo serpientes, pájaros y mariposas. Según una leyenda, una deidad tolteca rival llamada Tezcatlipoca (el dios del cielo nocturno) expulsó a Quetzalcóatl y sus seguidores de Tula alrededor de 1000 AD. Quezalcoatl luego vagó a la costa del "agua divina" (el Océano Atlántico), donde se quemó en una pira, luego emergió como el planeta Venus. Según otra versión, se embarcó en una balsa hecha de serpientes y desapareció más allá del horizonte oriental. Las cuentas escritas del centro de México, como la "Leyenda de los soles", también mencionan a Quetzalcóatl que se dirige hacia el este misterioso casi al mismo tiempo (948 AD).

La leyenda de la victoria de Tezcatlipoca sobre la Serpiente Emplumada probablemente refleja un hecho histórico. El primer siglo de la civilización tolteca estuvo dominado por la cultura teotihuacana, con sus ideales de gobierno sacerdotal y comportamiento pacífico. La presión de los inmigrantes del norte provocó una revolución social y religiosa, con una clase dirigente militar que tomó el poder de los sacerdotes. La derrota de Quetzalcoat simbolizó la caída de la teocracia clásica. Su viaje por mar hacia el este también puede estar relacionado con la invasión de Yucatán por parte de la tribu Itza. El nombre del calendario de Quetzalcóatl era Ce Acatl (One Reed). La creencia de que regresaría del este en un año de Reed llevó al soberano azteca Montezuma II a considerar al conquistador español Hernán Cortés y sus soldados como enviados divinos, porque 1519, el año en que aterrizaron en la costa del Golfo de México, Fue un año de Reed.

Parece que Tula terminó de una manera similar a Teotihuacan. Alrededor del año 1170, la ciudad y su centro ceremonial fueron saqueados y parcialmente destruidos. La civilización tolteca declinó en el siglo 12 como los chitimecas y otras tribus invadieron el valle central y, finalmente, despidieron a Tula. Gran parte de la gran ciudad fue destruida más tarde por los aztecas.

Además de continuar la restauración dentro del recinto ceremonial, los arqueólogos han explorado las áreas residenciales periféricas. Las correspondencias arquitectónicas y estilísticas entre Tula y varios centros mayas en el norte de la península de Yucatán, principalmente en el sitio de Chichén Itzá, indican que la influencia tolteca invadió el área. Se cree que esta influencia proviene de grupos escindidos de toltecas que migraron a la región maya y establecieron la hegemonía en el período Post-Clásico temprano (900-1200 AD).


Detalle de la estatua "Antlantean", sitio arqueológico de Tula, México
Martin Gray es antropólogo cultural, escritor y fotógrafo especializado en el estudio y documentación de lugares de peregrinación en todo el mundo. Durante un período de un año 38, ha visitado más de sitios sagrados 1500 en países 165. los Guía de peregrinación mundial El sitio web es la fuente más completa de información sobre este tema.

Guías de viaje de México

Martin recomienda estas guías de viaje.

Tula