Salar de Uyuni y el monte. Tunupa, bolivia


Monte sagrado Tunupa y Salar de Uyuni (Tunupa), Bolivia

Muchas veces, en el transcurso de mis viajes, me han preguntado: ¿Cuál es tu lugar sagrado favorito o dónde es el lugar más hermoso en el que has estado? Casi siempre respondo que tengo diez o veinte favoritos, pero que es imposible decir cuál es el lugar más encantador que he visto. La belleza se encuentra en muchas formas cuando uno viaja por la tierra tan ampliamente como lo he podido hacer. Hay montañas elevadas coloreadas de carmesí por el sol poniente, hay graciosas dunas de arena que se ven unas a otras por lo que el ojo puede ver, hay lagos rodeados de una belleza tan sublime que la palabra celestial es la única para describirlos. ¿Cómo podrías elegir entre esta paleta de perfección?

Y, sin embargo, si tuviera que seleccionar un lugar con una belleza casi incomparable, podría elegir el gran lago salado del sur de Bolivia. Los mapas de hoy en día designan principalmente al lago Salar de Uyuni, ya que cerca de su costa sudoriental se encuentra la pequeña ciudad con ese nombre. Pero cuestione a la gente indígena local cuyos ancestros han vivido alrededor del lago durante miles de años. Aprenderás que su nombre está vinculado no a Uyuni sino a la montaña sagrada de Tunupa, que se eleva como un espejismo flotante desde sus costas del norte.

El Salar es solo un lago real, con agua, durante algunas semanas o meses cada año (y en ocasiones no hay agua durante un período de muchos años). Porque no es el agua lo que lo convierte en un lago, sino un mar de sal. Un poco más de doce mil kilómetros cuadrados y en lo alto del Altiplano en 3720 metros, Salar de Tunupa es una vasta extensión del blanco más blanco que he visto en cualquier parte de la tierra. Más blanca aún en las extraordinarias dunas de yeso del sur de Nuevo México, otro lugar sagrado que se muestra en este sitio web.

No hay carreteras a través de las salinas, solo pistas estacionales dejadas por unos pocos jeeps que llevan a los viajeros a ver el otro lugar del mundo. El silencio es completo; ningún sonido lo harás aquí, excepto el aplastamiento de cristales de sal debajo de tus pies. Brillantes espejismos rodean el horizonte en todas direcciones, mientras que las montañas púrpuras se alzan en la brumosa distancia. En el medio, perforando el blanco ardiente, se encuentra la pequeña isla de Isla Inkahuasi; sus afilados riscos de roca volcánica tan negros como la tinta más oscura. La única evidencia de la vida en la isla es la profusión de cactus verdes altos y peludos y unas cuantas docenas de conejos tímidos con orejas largas y de dibujos animados. Pasé tres días en esta isla y su mar circundante de sal prístina, y fue para mí una experiencia de éxtasis espiritual. La combinación de tierra blanca cegadora, cielos azul cobalto y sol dorado me conmovió de una manera que pocos lugares tienen. Simplemente por estar en este lugar uno encuentra un estado de paz interior. No se debe hacer ningún esfuerzo para alcanzar este estado, ya que el medio ambiente se lo da a usted. Los viajeros que conocí que habían estado aquí comentaron que incluso después de semanas de distancia, todavía sentían el poder de su presencia.


Autobús Mágico Polvoriento, Laguna Verde (por encima de los pies 11,000), Bolivia
Martin Gray es antropólogo cultural, escritor y fotógrafo especializado en el estudio y documentación de lugares de peregrinación en todo el mundo. Durante un período de un año 38, ha visitado más de sitios sagrados 1500 en países 165. los Guía de peregrinación mundial El sitio web es la fuente más completa de información sobre este tema.

Salar de Uyuni